¿Qué hizo el papá de #MarkZuckerberg para criar un hijo exitoso? / #Disciplina #Tecnologia #Computadoras

Esto hizo el papá de Mark Zuckerberg para criar un hijo exitoso

Se trata de Ewward Zuckerberg, dentista de profesión, quien comparte su fórmula de crianza para tener un hijo genio.

 

 

En una entrevista otorgada a la estación de radio WVOX en Westchester, Nueva York, Edward Zuckerberg, habló de cómo el tipo de crianza que dio a sus hijos influyó para que Mark se convirtiera en un emprendedor exitoso y apasionado por la tecnología.

Y todo esto fue porque sus hijos crecieron en el ambiente de su oficina y rodeados de computadoras. De hecho, para él existe cierta ventaja en que los niños estén expuestos a la tecnología desde sus primeros años.

Entre computadoras y tecnología

Mark Zuckerberg nació en 1984 siendo criado en New York por su padres, Edward y Karen Zuckerberg. Su padre Edward es dentista en el barrio de Dobbs Ferry, y su madre es psicóloga. Se cuenta que el pequeño Mark empezó a programar cuando estaba en la esxcuela primaria, por lo que a la edad de 11 años, disfrutaba desarrollar programas para computadora, especialmente herramientas para comunicación y juegos.

Fue así que cuando estuvo en la Academia Phillips Exeter, el fundador de Facebook, creó un programa para ayudar a los trabajadores de la oficina de su padre a comunicarse; también creó una versión del juego Risk y un reproductor de música llamado Synapse que usaba inteligencia artigicial para aprender los habitos musicales del usuario.

Lo cierto es que con el paso de los años, el doctor Zuckerberg y su esposa llegaron a cierta conclusión: que en lugar de imponerse a los hijos o tratar de guiar su vida en cierta dirección, es mejor que se reconozcan sus fortalezas, apoyarlas y respaldar el desarrollo de las cosas que les apasiona.

La pareja no creía en la “disciplina física”, pero también creían que los padres deben hacer saber a sus hijos que hay ciertos comportamientos que no serán tolerados. “Si desde el principio se les dice a los niños que no son agradables ciertos comportamientos negativos, entonces ellos aprenderán a entender lo que sus padres sienten sobre estas cosas”, señala el padre.

mark-zuckerberg

Hijos exitosos

Otro detalle a tomar en cuenta es que para Edward Zuckerberg, los extremos no son buenos, pues no se trata de obligar a los niños a que sean sobresalientes y exitosos desde el principio. Al momento de crecer necesitan balance, hay un momento para trabajar y otro para jugar.

Él describía a Mark como un “buen estudiante” con una predilección por las matemáticas y las ciencias. También, era un “chico muy callado” que no gustaba presumir sus logros.

Por su parte, sus otros hijos tienen carreras exitosas: Randi como directora de Marketing en Facebook, Donna era candidata a doctorado en Princeton y Arielle es senior en Ciencias Computacionales en Claremont McKenna College. Cada uno hizo su propio camino.

Karen Zuckerberg, la mamá de Mark, es descrita como una súpermujer. Es psiquiatra y se las arreglaba para trabajar y atender su casa. En aquellos momentos tenían una situación única, pues resultaba que la oficina del doctor Zuckerberg estaba en su hogar.

“Recomiendo mucho que hagan esto si funciona para su empleo. Si se pueden permitir trabajar y estar en casa con sus hijos al mismo tiempo”, asevera a la vez que se siente muy orgullosa de sus logros y la de todos sus hijos.

#SteveJobs y #BillGates, no dejaron que sus hijos tuvieran teléfonos celulares. #Microsoft #Apple #Tecnología #Privacidad #Seguridad

Asi criaban Steve Jobs y Bill Gates a sus hijos

Papá, mamá, ¿quieres hacer de tus pequeños de hoy exitosos hombres y mujeres del mañana? Entonces debes seguir los consejos de dos de los grandes genios que lograron revolucionar el mundo de la tecnología.

 

Microsoft y Apple protagonizaron una de las grandes batallas empresariales de todos los tiempos. El trasfondo de la pugna derivaba de la carrera tecnológica que históricamente libraron las dos empresas.

Sin embargo, cuando se trataba de las relaciones de sus hijos con la tecnología, Steve Jobs y Bill Gates, parecían estar de acuerdo en más de lo que estaban en desacuerdo: no dejaron que sus hijos tuvieran teléfonos celulares.

Steve Jobs

Con la fundación de Apple, Jobs se convirtió por derecho propio en el “padre” del iPod, el iPhone o el iPad. Pero además de ser el progenitor de los «gadgets tecnológicos» que cambiaron el mundo, en casa tenía que cuidar de sus cuatro hijos. Eso sí, al genio de Apple no le gustaba que sus pequeños usaran los aparatos electrónicos.

Jobs estuvo casado desde 1991 con Laurene Powell, a quien conoció en la Universidad de Stanford. Vivieron en Palo Alto, California, con sus tres hijos. Steve tuvo además otra hija llamada Lisa, fruto de una relación de juventud con Chris Ann Brennan, cuya paternidad no la reconoció sino hasta 1991.

Y en un reportaje publicado por el diario New York Times se revela que a Steve Jobs no le gustaba que sus hijos utilizaran tantos aparatos: “Limitamos cuánta tecnología pueden utilizar nuestros hijos en casa. Ni ellos usaron los iPad”, contaba el californiano en 2010.

Al escuchar esta respuesta nos lleva a reflexionar: si Jobs, uno de los responsables del crecimiento de las pantallas cada día, encontraba algo negativo en ellas y en su relación con los niños, vale la pena pensar en los riesgos inherentes a los aparatos electrónicos y nuestra adicción respecto a ellos. Y de hecho muchos otros grandes empresarios de tecnología de Silicon Valley limitan el tiempo que sus hijos pasan frente a las pantallas.

No en vano son varias las investigaciones que muestran los peligros de la adicción a las pantallas. Desde jóvenes japoneses que se pasan la vida encerrados en su casa hasta campamentos de rehabilitación para chicos chinos que son adictos a la internet, pasando por el usual encuentro por parte de niños que no se encuentran preparados para ello de material violento o pornográfico.

Es natural que padres que se encuentran sobrepasados por el trabajo, las obligaciones y la crianza de los más pequeños reviertan a la tecnología como una forma de liberarse por momentos de una vida en la cual la entrega casi absoluta de ambos es necesaria para su crecimiento familiar y profesional.

Bill Gates

Y en una reciente entrevista del periódico británico The Mirror, al fundador de Microsoft, Bill Gates, también se reveló que no permitió que sus hijos hicieran uso del celular antes de los 14 años.

Tal afirmación del hombre más rico del mundo ha revivido el debate sobre cuál debe ser la edad en la que los adolescentes deberían usar el celular por primera vez y con qué frecuencia. Además, el informático afirmó que durante la comida los teléfonos inteligentes también están prohibidos.

Bill Gates y su esposa, Melinda, son padres de Jennifer de 20 años; Rory de 17 años; y Phoebe de 14 años y más allá de lo irónico que pudiera sonar que un magnate de la tecnología prohiba usarla a sus hijos, Gates sigue pensando que los limites son necesarios para que los niños tengan su lugar.

“Por lo general, asignamos algún tiempo después de la comida en el que no está permitido ningún tipo de pantalla, en el caso de mis hijos les ayuda a dormirse a una hora razonable”, respondió el empresario al diario inglés.

Después añadió: “Siempre se está buscando que la tecnología se utilizada de la mejor manera; para realizar tareas y para permanecer en contacto con los amigos. Así mismo hay que ser conscientes de cuando se ha convertido en exceso”.

Lo cierto es que con los años el magnate tecnológico se ha vuelto más estricto. Aunque desde siempre ha existido la regla de adquirir un celular inteligente desde los 13 años, la familia Gates ha tratado de educar a sus hijos no como millonarios sino como personas normales.

Precisamente, con una fortuna avaluada en más de 82 mil millones de dólares, Bill Gates decidió que al morir su fortuna no pase a las manos de sus tres hijos. A diferencia de lo que sucede tradicionalmente cuando un padre los deja todo; el creador de Microsoft ha decidido que sus millones pasen a manos de su fundación.

Ante todo, Gates dijo que sus hijos se sienten orgullosos de su decisión y que aunque ha decidido no darles impresionantes fideicomisos, como sucede en otros casos, sí tendrán algo de seguridad financiera para comenzar con sus propias carreras.

Nuestros hijos van a recibir una gran educación y algo de dinero, así que no van a vivir pobremente, pero van a salir y a hacer su propia carrera. No les hacemos ningún favor a nuestros hijos dándoles una gran riqueza. Eso distorsiona cualquier cosa que podrían hacer al crear su propio camino”, asevera finalmente el emprendedor.